¿Existe la Amistad Entre Hombres y Mujeres?

2/12/2015 10:00:00 a. m.

El año era 1980, Sally Ride se convertía en la primera mujer en viajar al espacio, Michael Jackson se preparaba para lanzar su álbum Thriller y todo el mundo celebraba la boda de Lady Diana y el Príncipe Carlos. En la moda, las chicas se vestían con blusones, cinturones anchos y calentadores. E.T era la película más taquillera y MTV transmitía -por primera vez- videos musicales. También se vio un gran despertar sexual (que trajo como consecuencia la propagación del VIH). La gente dejaba de esperar hasta el matrimonio para tener relaciones y tenían, no una, sino varias parejas sexuales. El estúpido cliché de que los hombres no podían ser amigos de las mujeres empezaba a desaparecer, pero no en todos los lugares. A las afueras de la ciudad, se encontraba una chica llamada Fernanda. Era fin de semana y ella estaba sola en su casa, hojeando una revista, totalmente aburrida. Su maquillaje era muy recargado (típico de los 80’s) y llevaba un peinado muy –muy- alto. De repente, alguien empezó a lanzar piedras a su ventana. Era Javier, uno de sus mejores amigos.

Faltaban sólo unos minutos para la medianoche, así que Fernanda salió muy cuidadosamente de su casa para saludar a su amigo, esperando que ningún vecino la viera (algunos eran demasiado chismosos). Los dos estuvieron platicando por varios minutos, riendo, ella no se sentía atraído hacia él y él nunca trató de coquetear con ella. Era una amistad muy pura.

Todo marchaba a la perfección hasta que los padres de Fernanda llegaron, “¿qué está haciendo él aquí?”, preguntó su papá.

“Nada, Javier vino a visitarme”.

“¿A estas horas de la noche?”.

“¡Si! No tiene nada de malo”.

“¿Cómo que no tiene nada de malo? Es un chico y está afuera de la casa a medianoche”.

“Pero, solamente somos amigos”.

El padre de Fernanda siempre ha comentado que no existe la amistad entre un hombre y una mujer, “todo el tiempo están pensando en sexo, te podrían pervertir o algo así”, decía. Y no hablemos de tener novio, cuando ella le preguntó cuándo la dejaría salir con alguien, él respondió, “es más fácil que te dé permiso de fumar a que te deje tener novio”. Pero así eran los 80’s, o disfrutabas de tu libertad sexual, o vivías reprimido.

No De Esa Manera

Ahora regresemos al siglo XXI, donde ya nadie espera hasta el matrimonio para tener sexo –algunos solamente esperan hasta tener la mayoría de edad (con suerte)- y hay mucha libertad sexual (pero al mismo tiempo bastante ignorancia respecto a esos temas). A pesar de que las amistades entre personas del sexo opuesto ya son más aceptadas y menos criticadas (por así decirlo), todavía hay mucha gente que piensa que hay otra clase de interés.

Recuerdo que en la secundaria siempre estaba con una chica a la que yo consideraba mi mejor amiga, todo el día estábamos juntos y varios compañeros nos hacían burla porque pensaban que estábamos juntos. Era bastante molesto y algunas veces muy incómodo porque los dos saben que está pasando nada entre ustedes y por más que intentes tratar de convencer a las demás personas de lo contrario, es imposible.
Ahora en la universidad tengo a una amiga con la que me llevo muy bien y todos piensan que nos gustamos (cosa que no es verdad) y lo peor es que todos esperan que pase algo entre ustedes.

No Soy Como Ustedes

Alguien tiene que decirle a nuestros padres –y a nuestros abuelos- que ya no vivimos en los 80’s. Si, tal vez habrá algunos jóvenes que se quieran pasar de listos con su “mejor amiga”, pero –creo que- no somos la mayoría, a muchos hombres nos gusta escuchar un punto de vista distinto al de otros hombres. La semana pasada fui a visitar a mi familia y escuché cuando un tío le prohibía a su hija salir con sus amigos porque “son hombres y no les interesa tener una amistad con una chica”.

“Tal vez tienes razón”, respondió mi prima, “pero depende de mí si los dejo hacer otra cosa conmigo o no”.

“Pues si sigues saliendo con tantos amiguitos, puede que alguno te convenza de hacer algo”.

“No todos son como tú, papá”, dijo.


¡Hola! ¿Cómo estás? Espero que muy bien. En esta ocasión me inspiré en tres cosas para escribir este relato: 1. En el dicho “Women are for friendships, men are for fucking” de Samantha Jones (de ahí el título), 2. En una historia que me contó mi mamá (por eso está ambientada en los 80´s), 3. Y en un comentario que me hizo una suscriptora donde me pedía que hablara de la amistad entre chicos y chicas (gracias por la sugerencia Beautiful Reader, les dejo su link para que chequen su blog. Es muy bueno). Perdón si la historia es algo corta pero, la verdad, es que no pensaba que la universidad me iba a absorber por completo jajaja Voy a tratar de escribir algunas el fin de semana para no estar tan presionado. Muchas gracias por tus comentarios, por suscribirte y por compartir el blog, todo eso me hace muy feliz. Y también voy a intentar de pensar en algunas historias relacionadas a sus sugerencias, así que si a ti te gustaría que hablara sobre un tema en especial, házmelo saber en los comentarios y trataré de hacerlo posible. Te mando un abrazo muy grande y espero que tengas una linda semana. Bais J

También Te Podría Gustar

5 comentarios

  1. Me encantó *-*
    Es gracioso porque en cuanto vi el titulo de la entrada en mi pág de inicio pensé "no fue esto lo que sugerí más o menos?" Jaja eres genial:) y te entiendo completamente, me pasó algunas veces, si tienes amistad con alguien del sexo opuesto rápido empiezan a molestar y la vdd es que muchas cosas que pasaban en otras épocas siguen estando, más evolucionadas pero cambiamos poco :/

    Me gustan mucho tus entradas, y suerte con la uni, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Que bueno que te gusto el post. Muchas gracias por la idea, me divertí mucho escribiendo esta entrada. Saludos :)

      Eliminar
  2. Holaa! Estás nominado a un premio! http://the-secret-key-books.blogspot.com.es/2015/02/premio-dardos.html

    ResponderEliminar

En La Red

Flickr Images